Introducción

El otro día, me iba a comer un helado de una conocida marca, un cono de fresa y nata concretamente. Resulta que al abrirlo y retirar la tapa circular que tiene en la parte superior se quedó pegada la mejor parte, donde se encuentra el sirope de fresa helado. Lo retiré y al día siguiente repetí el proceso y lo mismo, al tercer día cogí otro y… ¡Pasó lo mismo! ¡de nuevo! entonces, decidí acceder a la web del fabricante y dejarles una sugerencia para que lo solucionasen o por lo menos que supieran lo que pasaba. Bien, resulta que la página estaba muy bien pensada incluso sabían realmente cual era su target y en base al mismo estaba diseñada. Pero resulta que no tenía ni una sola forma de contacto en la que hacerles saber el problema que presentaba su producto. Es entonces cuando me surgió la duda: ¿Cuándo una web deja de ser útil?.

La vida es mejor con música!

Cuando una persona accede a una página web, espera de alguna manera encontrar soluciones, productos o servicios y sus promociones. En caso de esta web sólo cumple la última de las opciones, aún así la función de una web al uso debe ser interactiva y solucionar “algo”. Así que ahora yo te planteo a ti las siguientes cuestiones que debería estar cumpliendo tu web en este mismo momento.

Algunos de los puntos que tu web debe cumplir

¿Tu web es útil o simplemente “es”?

¿Qué función cumple? ¿informar? ¿vendes en ella? ¿ofreces servicios?.

¿A tu cliente o usuario le queda claro a lo que te dedicas u ofreces según entra?.

¿Como usuario o cliente, te decantarías sinceramente por tu web a la hora de obtener algo que hay en varias similares? ¿qué ofreces tú que no se encuentre en otra web similar?.

¿Es tu web fácil de utilizar? ¿No lo sabes? ¿Te cuesta encontrar lo que buscas? ¿Tienes las formas de contacto repartidas por toda la web o las has concentrado en un único lugar fácilmente accesible?.

¿Consideras que está muy cargada porque sientes que no eres capaz de representar lo que quieres de transmitir de una forma más simple?.

El diseño no es solo la apariencia, el diseño es cómo funciona.

¿Has observado cómo utilizan la web personas ajenas o menos familiarizadas con la misma? ¿has apuntado dónde tienen más dificultades o dudas al usarla?.

¿Utilizas Google u otro buscador para encontrar cosas en tu propia web que no encuentras una vez dentro? ¿Te has planteado que si tú mismo no encuentras lo que buscas sabiendo que existe, una persona nueva no lo va a encontrar? ¿Has probado a poner un buscador interno? y si es así, ¿funciona bien?.

En tu nicho de mercado… ¿En qué posición consideras que te encuentras en relación a tu competencia (online) en cuanto a utilidad y calidad en lo que muestras en tu web?

¿Estás entre los primeros resultados de Google cuando buscas tus servicios? ¿Sabías que puedes estar ahí de forma fácil con un poco de trabajo y SEO?

Por supuesto doy por hecho que no utilizas imágenes sacadas de Google y puestas en tu web ya que como sabrás Google baja posiciones en sus resultados de búsqueda y penaliza el contenido duplicado de otras webs ¿no lo sabías? pues un diseñador gráfico de confianza te puede salvar el pellejo en este caso, ya que por suerte estás a tiempo de solucionarlo.

La parte buena es que ahora sabes qué partes están mal y cómo solucionarlas. Así que… ¡No te desanimes y manos a la obra! que pronto habrá más post como este en los que hablaremos de más fallos que presentan las páginas web y de los que aún no hemos hablado.

¡Ah! por cierto, por si te lo preguntabas: finalmente al no ponérmelo fácil no les escribí para comentarles mi “problema” con su cono helado y por tanto nunca lo sabrán, al menos por mi parte. Una pena…

© 2017 Brainhole Studio. Todos los derechos reservados.