No necesitas una cuenta de pago en Mailchimp

No necesitas una cuenta de pago en Mailchimp

Cuando tratamos nuevos proyectos con clientes, nos damos cuenta de que a veces queréis invertir más de lo necesario (tiempo y dinero), porque erróneamente existe la creencia de que más seguidores, fans o personas en general significan más ingresos, atención o lo que cada uno busque de ellos. En este post, vamos a comentar el caso de los seguidores y como afecta al Mail marketing y más en concreto el de las cuentas estándar de Mailchimp como caso práctico.

Pero antes… Una reflexión:

Una cuenta estándar de Mailchimp a fecha de hoy, tiene capacidad para 2.000 cuentas de correo en la lista. Y tú tienes un producto o servicio que has construido con esfuerzo y cariño, se lo envías y ves que sólo un bajísimo porcentaje de personas se ha molestado en abrirlo. Bien, tu piensas: ¿Habrá habido algún error? el error ha sido tener muchas personas pero no la atención de muchas personas. Como dice Austin Kleon en su famoso libro Show Your Work!: “lo que quieres son corazones no ojos”  y es una afirmación muy cierta que resume lo anterior en una frase.

La calidad de la gente que te sigue es muy importante. Con calidad nos referimos a las personas realmente interesadas en lo que haces. ¿A que cuando intentas ver una peli tranquilamente en tu casa te molesta que lo corten de golpe para venderte un coche muy feo y posiblemente peor que el que ya tienes?, ¿A que no tienes el más mínimo interés en ese anuncio? Es el momento perfecto para ir a vaciar el bol de pipas…

Pero… Si cuando vas a abrir la puerta de casa, palpas los bolsillos pensando que has perdido las llaves, mientras sujetas las bolsas de la compra con la frente sudada y agobiado por el calor del rellano, seguidamente miras en todos los bolsillos…  ¡a ver dónde las he dejado ahora! y resulta que las tenías en el abrigo y tienes que dejar las bolsas en el suelo, quitártelo, sacarlas y cuando las tienes por fin, tu hijo sin saber como, con 4 años ha conseguido pulsar el (1º) y ves como se cierra el ascensor con él dentro, cuando en el amago de atraparlo tus llaves han ido cabeza por el hueco entre la puerta y el ascensor. Sacas el movil, buscas: “Cerrajero + tu ciudad/pueblo/plano unidimensional en el que te encuentres” (porque claro, no puedes echar mano de las que le dejaste a tu vecina, se ha ido a la compra y a saber cuando vuelve con lo que le gusta el palique…) y ahí aparecen un montón de anuncios y resultados gracias a posiciones SEO de cerrajeros dispuestos a salvarte la vida (buscando tráfico cualificado como te habrás dado cuenta), ahí no es que valores los anuncios, ahí es que tienen tu atención y lo que te pidan. Pues lo mismo pasa con tu público, tus clientes y la gente que te sigue en Twitter, Instagram… Étc. Lo que importa es que te siga la gente que realmente está interesada en lo que ofreces y no tener mucha gente que no sabe ni que haces.

Dicho lo anterior te estarás planteando…

¿Cómo consigo gente interesada en lo que hago?

Te voy a decir una cosa: dile adiós a tu ego y elimina a todos y cada uno de los seguidores que no tengan ninguna interacción, interés o atención hacia ti. ya sea en Twitter, Instagram o en tu lista de Mailchimp. No te hacen falta. (Ojo, en Youtube no pasa lo mismo, la gran mayoría de personas que se suscriben es para apoyar el canal y que crezca o para que le suena el móvil cuando se publique un vídeo en esa cuenta).

Para conseguir gente interesada en lo que haces es simple: muestra lo que haces y cómo lo haces sin aparentar, sé lo más natural que puedas. No enseñes algo muy pulido y artificial, a la gente le gusta ver el proceso de creación: los borradores, tomas falsas, descartes… ¡Lo que sea! y cuenta algún truco en base a tu experiencia. No tengas miedo a contar cómo lo haces. Un pensamiento muy común es pensar que si compartes tus trucos tu competencia te va a comer y es un error porque realmente estas escribiendo para tu público, tu competencia está haciendo cosas mucho más interesantes que copiarte, recuerda: no eres interesante. Aún no. Y si tu competencia tiene que copiarse de ti no es que no sea interesante sino que ni siquiera tiene nada que hacer contra ti y tu nueva forma de hacer las cosas.

Cuando le cuentas a la gente lo que haces y cómo lo haces incluyendo algunos consejos, trucos o le aportas algún valor, sentirán que lo que haces vale la pena, lo valorarán más y además aunque lo intenten hacer por su cuenta, cuando realmente necesiten hacerlo bien, acudirán a ti. Serás su referente.

Una vez tengas la atención de toda la gente que te sigue, aunque sean “pocos”, serán personas que tienen toda tu atención y que muy seguro conocen a gente que tienen el mismo problema o que busca lo mismo que ellos en ti. Es en ese momento cuando la bola de nieve empiece a rodar aumentando de tamaño y la cantidad de gente interesada no parará de crecer siempre y cuando no pares de trabajar.

¿Y todo este royo a que viene?

“Yo solo quiero vender a través de mi Mailchimp y enviarle ofertas a mis clientes para que me compren más o simplemente sepan las novedades de lo que hago o vendo”, estarás pensando. Bien, ¿Te acuerdas del anuncio del coche?.

Recuerda: lo que quieres son corazones no ojos.

Y todo esto viene a lo mismo que el título de este post: No necesitas una cuenta de pago en Mailchimp porque la cuenta de pago sirve, principalmente para que quepan más cuentas de correo en tu lista. ¿Enserio tienes 2000 clientes o lectores ¡o lo que tengas!, fieles y atentos esperando a que les llegue tu Mail?. ¡En ese caso te felicito!, pero no es el caso de la mayoría de quienes gestionan su propia cuenta y menos cuando se trata de un nuevo negocio o se utiliza el Mailing como complemento a una pequeña tienda, ya sea online o física.

Con esto dicho, lo importante al fin y al cabo es quedarse con que la cantidad de personas que realmente van a leer nuestro boletín de Mailchimp y es mejor eliminar a las personas que han dejado de interactuar con él, y sobretodo a las que nunca lo han hecho. Ya sea por un cambio en la forma en que haces las cosas tú o tu empresa y las personas que en un principio te seguían ya no lo hacen o porque ya no se sienten identificadas. Si consideras que los cambios que has hecho son para bien, es posible que no sea culpa tuya y que el usuario simplemente haya perdido el interés. En este caso, sobra.

Pues voy a hacer algo al respecto… Y tal.

Ahora que sabes identificar tu público de calidad y el por qué de que posiblemente no tengas 2000 personas realmente interesadas en tu Mail, aquí tienes una guía donde te explican en la propia página de Mailchimp en Español como borrar las cuentas de correo de tu lista y así eliminar a quienes no te interesa tener.

Si alguna vez consigues tener a 2000 personas súper atentas a todo lo que haces suscritas a tu Mailchimp, tu negocio crecerá como la espuma, así que no olvides que nosotros somo expertos en algunas cosas que te pueden venir muy, pero que muy bien como estas.

© 2017 Brainhole Studio. Todos los derechos reservados.